martes, 11 de noviembre de 2014

TU ÍNTIMA PIEL...




Pródiga, luminosa, inevitable
de inquietante encanto
leo el deseo en tus pupilas...



Inmóvil, bajo tu luminiscencia esplendorosa
 y en apacible abismo mis ojos se prenden a tus  ojos
que brillan con un matiz indefinido,
¡Cómo palpita mi corazón! Oigo también el tuyo
que en silencio a mí busca  hundirse
en una noche profunda, aterciopelada
y voy sin rumbo fraguando tu figura,
vaciando con mis manos 
cada parte de tu ser que invita.

¡Vagando a tu voluntad voy!

Imperiosos mis labios se deslizan
bajo tus interminables cumbres
volcando una y otra vez  el sabor de ti
que  vislumbra todo en un instante
y  que de ti,  me rebosa  la boca,
el goce de mi lengua como pétalo entre espesura
roza, sorbe insaciable la sal de tu cuerpo
y  en  impetuoso fulgor  se ciñe al contorno de tu centro
libando  el delirio oculto, denso y  lascivo de tu fuego,
cierro los ojos y aspiro el deleite secreto de tu aroma,
de tu íntima piel que sedosa invade mis instintos
y me arroba el instante soberano 
en que me venzo contigo.

Con la sangre encendida 
las túnicas  de mis venas trepidan,
mis manos ávidas corren el deseo
y ascienden con su látigo de gozo
las cumbres de tu cuerpo desnudo,
que tendido y volcado
humedece el blanco de mis sábanas,
lenta danza de muslos sacia los deseos
el perfume de tu cuerpo
satura  mi presente acostumbrado
y sin rutas ni sendas trazadas 
me lleva apasionado   en último delirio 
a perderme en tu holocausto
en el estigma de tu  íntima pureza 
que en intemperantes  llamas
 como cáliz derramado hincha  el alma.


Josmar Trejo


Safe Creative #1411112515815