sábado, 25 de junio de 2016

AÑORANZA...







Es tu mirada la aventura que invita
a meterse en la piel de forma transgresora y profunda
con el brillo de tus pupilas que se desdobla y multiplica
en cada latido resonando los instintos
donde toda tú vives conmigo.

Ternura súbita, necesaria
que no concluye y en dulce melodía
le da sentido a mi vida como un sol llegado
que enciende fuego en mis entrañas,
nada mataste en mí,
encendiste tus noches en mi alma.

Y aquí estoy en el vasto de la nostalgia
viviendo en el tiempo más verdadero
donde tengo el deseo de desearte
y que de sentirte deseada
clandestina tiñas de orgasmo
el instante presente en que mis brazos
revivan el misterio de un suspiro
el tuyo, siempre en mi contenido
embalsamado en tu aroma fértil, profundo.

Soy el mismo, respiro tu aliento
no existen caricias carentes de amor
te tomo, te amortajo, te invado
en el mar de tinta que reviste mis sentidos
y todo es así, tu aroma, tu piel,
el latido tuyo que enaltece el mío,
el susurro de tu voz en mi oído
tan cerca de mí, tan constante
ruta de sol en mi añoranza
siempre tú, voz de mi alma.


Josmar Trejo