martes, 17 de mayo de 2016

SIN VOZ...





Vuelvo a estar sin voz, sin sentidos
caminando entre paredes ordinarias
en la temprana luz de la primavera
tomando un café delicioso, una música sensitiva
mi cuerpo todavía liviano de ti,
tus manos exactamente iguales a las mías
sintiendo tus arterias trepidando,
  mi sudor derramado en tu horizonte
sobre desfiladeros inexplorados
que confirma mi visión
en la que nunca me sentí tan cerca de ti,
tu mano sobre la mía de modo tierno, delicado
tu caricia firme protectora encontrándome, haciéndome,
asilando mis sentidos, sintiéndote  pura, entibiada
adherido a tus paredes donde no hay milagros
si no lo suficiente para mí.
Y vuelvo a soñar,  escucho tu silencio y descubro al sol
la fantasía hablándome de ti, con el susurro de las palabras
que resuena en un propio lenguaje como un poema,
tus ojos que coinciden y entintan los deseos
donde me sumerjo y floto
donde soy solamente yo en ti.

JT