lunes, 26 de junio de 2017

PROFUNDO...



Solo el silencio acalla.. 
lo que el alma reclama 



Nada… Todo se vuelve nada
desde la lucidez silenciosa
cuando tus pupilas brillan e hipnotizan mi alma,
nada, cuando tus ojos celestes hablan
el acontecimiento columbre
en que mis brazos envuelven lo tibio de tu piel
el espacio interior en que la esencia toma cuerpo
y lo corporal se transforma en realidad sutil e imaginable
¡Mi rosa negra! Eres la palabra pronunciada y repetida
la memoria abstracta de mi ser
que en el sentido del origen
testifica y une lo visible y lo invisible
¡Te amo!, no sabes cuánto te amo… Te amo
en cada acontecer, en cada recuerdo inédito
en cada fundamento que se extiende más allá
del estado perenne de la inmortalidad
y te amo en lo necesario y en lo posible,
en todo lo que imagino, en mi realidad callada,
con la vanidad y el egoísmo…. ¡Te amo!
porque aun cuando no estas, transmutas cada pensamiento
y me haces receptor de ti, de todo lo que tú eres
el enigma que vivencia toda mi existencia… Tú
mi rosa negra eres el sentido poético
ultimo e inabarcable que evoca y revela
en el conjunto de fuerzas lo maravilloso
de poder sentirte mía en la totalidad de mi voluntad
con esa luz que vuela y me alcanza,
con esa luz que traspasa y donde yo te encuentro
en lo profundo, en mi arcoíris, te encuentro aun,
aun, dentro de la nada.

Profundo

Josmar Trejo